Empresa constituida por Mauricio y Tomás hace 30 años. 

Vicar se dedica fundamentalmente al aluminio y al cristal en todas sus variedades: ventanas, puertas, mamparas de baño, claraboyas (cubiertas de patios), cerramiento de terrazas o ampliación de vivienda, persianas (con y sin motorización), acristalamientos de todo tipo, espejos, enmarcación de cuadros, también rejas de hierro para ventanas, puertas y mosquiteras (enrollables, fijas, correderas...). La madera y el PVC también se trabajan pero lo más popular es el aluminio porque no requiere mantenimiento. 

Para la familia Carcasona, lo más importante es la calidad del servicio y saben que esto es su valor diferencial, principalmente porque sus clientes se lo dicen, 9 de cada 10 vuelven para felicitarles. Como es natural, no hay mayor satisfacción que ésta y aunque casi siempre trabajen por la zona, les vienen clientes incluso fuera de la ciudad requiriendo sus servicios. Además de por su profesionalidad, destacan también por el buen comportamiento del personal porque realmente hay gente que pone ganchos como un anillo o una pulsera en la mesilla para ver qué pasa, pero ellos nunca, nunca, nunca han tenido un incidente de este tipo porque aún cuando tenían más personal, exigían a los operarios que antes de ser bueno en su trabajo, fuera educado y honrado.

En este sector hay mucha competencia y saben que el consumidor mira mucho el precio y no tanto la calidad de los materiales y entrar en este tipo de razonamientos con el cliente de a pie es complejo ya que a veces, se entra en un terreno más técnico que éste no conoce, a diferencia de un industrial, pero el resultado final se puede ver en poco tiempo. Por ejemplo, en mamparas, uno se puede ir a una gran superficie y comprarse una por 250€ a diferencia de los 700€ que pueden ofrecer ellos, pero al año saltará la pintura y estará en peor estado y la de ellos va a durar 10 años, añadiendo el factor de que te lo tienes que montar tú.

Su mejor publicidad es el boca a boca y prueba de ello es que aquí vienen los padres, los hijos e incluso algún nieto, además de los vecinos de éstos, claro, pero esto no quita que no le den importancia a la presencia en internet, que a estas alturas es fundamental porque ¿quién no busca por internet? En cuanto a si sienten admiración por alguien, es evidente que los hermanos Carcasona son el referente de sus hijos.

Vicar ha visto un antes y un después en su ciudad, ha visto su evolución y su adaptación a los nuevos tiempos y aquí es donde siguen y donde probablemente perduren durante otros 30 años porque trabajo, no les falta y seguramente se deba a su profesionalidad y su calidad humana.

Publicado: 24 de Octubre de 2012 a las 11:28