Publicado: 17 de Julio de 2019

Hay muchas variables para escoger la tela para un toldo, no solo es el color, si no que existen varias razones por las que seleccionar uno u otro, la impermeabilidad de los tejidos, la resistencia al paso del tiempo, la protección del calor o la lluvia, o la luminosidad que proporcionan. En general existen tres tipos de telas que se utilizan para fabricar la lona de un toldo. Son el poliéster, la fibra acrílica y la tela microperforada

El poliéster es una fibra sintética impermeable muy resistente a la rotura pero  los rayos UVA la degradan rápidamente y hacen que pierda sus características iniciales. Es también un material que tiene un aislamiento térmico bajo así que este tipo de lona es recomendada para lugares húmedos y de mucha lluvia que no tengan exposición al sol por periodos largos de tiempo. Es el toldo que tiene el menor coste, pero también menor duración aunque para alargar su  durabilidad se pueden utilizar estructuras de toldo tipo cofre o semicofre, que protegen la tela cuando está cerrado.

La fibra acrílica es el material más habitual para la realización de toldos ya que cubre prácticamente todas las necesites básicas, tienen una capacidad muy alta de aislamiento térmico y suelen tener tratamientos para hacerlos hidrófugos e ignífugos,  eso sí, los toldo de fibra acrílica están pensados para la protección solar y no de la lluvia. El tejido acrílico está compuesto por una fibra acrílica tintada a la masa que se entrelaza para fabricar una tela resistente al paso del tiempo lo que hace que el color tenga una intensidad y durabilidad muy alta sin importar la exposición solar. Además es fácil tenerla limpia y en perfecto estado. La fibra acrílica es ideal para cualquier tipo de estructura, bien sea de brazos, de cortina, de balcón o incluso para pérgolas.

La tela microperforada es una tela especial y técnica  que favorece al ahorro energético, fabricadas a partir de fibras de poliéster o de fibra de vidrio de alta tenacidad, recubiertas de PVC, lo que la hacen más resistente a los rayos UVA y al desgarro, además su recubrimiento de  PVC hacen que sean más fáciles de limpiar. Otro aspecto destacable de la tela microperforada es que permite la transpiración del toldo y la circulación del aire reduciendo el calor y creando una sensación térmica más cómoda. Este tipo es especialmente recomendada para terrazas y poco aconsejada para balcones. Hay que tener en cuenta  que su peso es considerablemente mayor que cualquier de las otras opciones y según el tamaño del todo sería aconsejable poner un accionamiento motorizado. Es un poco más cara que las otras telas pero también es la más duradera.